Estudiantes inmigrantes y sus derechos en las escuelas

“Miren alrededor, miren quiénes son, dónde estamos reunidos. Representan más de 150 nacionalidades, hablan más de 100 idiomas distintos. Representan casi cualquier color posible, cualquier pasado, cualquier fe, cultura y camino en la vida.” Michelle Obama

Es un reto llegar a un país donde se habla un idioma diferente al que conoces, que vive y respira una cultura distinta, mucho más agudizado si estás en edad escolar. En muchos casos, son millones de padres y estudiantes los que emigran a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

Los menores, en muchos casos, se enfrentan al acoso escolar por ser “diferente” a la mayoría de los estudiantes en el plantel. Este proceso de adaptación a una nueva cultura es un factor que sin duda podría ser una de las causa de la deserción escolar entre muchos adolescentes inmigrantes a los que el proceso de adaptación les resulta muy complejo. Muchas veces no cuentan con el apoyo de autoridades escolares que podrían servir de guía durante este proceso.

Existen casos donde los estudiantes no cuentan con los documentos necesarios para ser inscritos en las escuelas. Es muy importante saber que las escuelas no pueden discriminar a los estudiantes debido a su raza, color u origen. A los niños indocumentados no se les puede negar el derecho a una educación pública gratuita. Las escuelas no pueden exigirle a los padres de familia probar su estado de inmigración con el fin de inscribir a sus hijos en las escuelas. Esta política de exclusión va en contra de la decisión de la Corte Suprema de 1982 que dictaminó que los niños indocumentados o de padres indocumentados tienen el mismo derecho de asistir a las escuelas públicas que tienen los niños que son ciudadanos estadounidenses.

Los estudiantes con dominio limitado del Inglés tampoco pueden ser rechazados por las escuelas. Estas instituciones tienen el deber de proporcionarles una enseñanza de idiomas.

Yissel Smith

Egresada de la Escuela de Comunicación Social de la UASD. Periodista y escritora.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *