Lo que todo maestro debe practicar y jamás debe olvidar

El éxito en el proceso de enseñanza depende, primeramente, del buen desempeño del maestro. Para un estudiante, un buen maestro es su ejemplo a seguir, es aquel que contribuye con los aprendizajes significativos y sobre todo quién les da la oportunidad de cocrear a partir de lo aprendido. De acuerdo con mi experiencia como maestra de escuela, considero que una práctica efectiva del ejercicio de la educación depende de la implementación de ciertos factores:

 

Planificación

Como maestros debemos comenzar con una planificación adecuada ajustando el contenido que vamos a enseñar según sea el tiempo que tenemos para hacerlo. Cuando el maestro ha planificado su clase hay menos margen de error en la práctica y menos probabilidades de improvisaciones o situaciones que desvíen el objetivo de enseñanza – aprendizaje.

Dominio del contenido

Un maestro que no domina el contenido que va a enseñar es propenso a saboteo. Los estudiantes son nuestros principales jueces y por lo tanto demandan calidad y excelencia. Un estudiante espera que su maestro siempre tenga respuestas a todas sus preguntas y es muy fácil para ellos detectar cuando el maestro no se ha preparado bien. Los estudiantes siempre esperan que sus maestros se manejen como pez en el agua, en especial cuando se trata de temas nuevos para ellos. Es vital investigar y documentarse previamente.

Aplica estrategias divertidas

Este punto merece especial atención cuando se trata de las asignaturas o temas que no gustan tantos a nuestros estudiantes. Una clase divertida despierta el interés por aprender y espanta el sueño y la flojera. Si implementas el juego, las dinámicas de grupo, el uso de la tecnología de manera guiada puedes tener la seguridad de que tendrás estudiantes activos, queriendo intervenir para expresar sus ideas y absorbiendo el conocimiento como esponjitas. También es importante que varíes tus estrategias de enseñanza para evitar un ambiente monótono en tus clases.

Uso adecuado de los recursos

Es importante que los maestros utilicemos recursos para facilitar el proceso de enseñanza – aprendizaje. También es de mucha ayuda variar los recursos que usamos ya que la novedad y la expectativa siempre mantiene despierto el interés en los estudiantes por aprender. Un estudiante que recibe clases novedosas siempre va a querer participar en ellas. Toma en cuenta que a los estudiantes de hoy en día les encanta la tecnología. Implementa el uso de plataformas educativas como Genius Plaza y sus aplicaciones móviles que les permitirán aprender diferentes temas a través de su amplia variedad de libros electrónicos, ejercicios, juegos, etc. Recuerda que debemos tomar en cuenta la cantidad de estudiantes que tenemos en el aula y facilitar una cantidad de recursos que alcance para todos, bien sea individualmente o en grupos.

Acerca tus clases a su realidad

Por ejemplo, si eres un maestro que enseña a niños de una zona rural debes indagar sobre su entorno y ofrecer conocimiento que esté relacionado con su realidad. Recuerdo una de mis primeras experiencias en una zona rural en Venezuela. Tenía que enseñar el tema de los deportes y desarrollé mi clase utilizando un ejemplo sobre el béisbol con nombres de grandes peloteros venezolanos destacados a nivel internacional. Mis estudiantes no entendían quiénes eran esas personas. Estaban callados y extrañados. Al vivir en un sector donde no hay acceso al internet ni a la televisión por cable no tenían conocimiento de estas personalidades. Tuve que detenerme y permitirles a mis estudiantes suministrar ejemplos con nombres de los deportistas que sí conocían y crear juntos las nuevas oraciones.

Aprende de tus estudiantes

Muchas veces como maestros cometemos el error de olvidarnos que el aprendizaje debe ser recíproco. Nosotros, los maestros, somos agentes de enseñanza, pero también debemos permitirles a nuestros estudiantes ser multiplicadores de conocimiento. Debemos mostrar interés por querer aprender de ellos, permitirles hacerlo de la manera más espontánea recordando que cada individuo es diferente y tiene sus propias maneras de aprender y enseñar. Demostrarles a tus estudiantes tu interés por aprender de ellos les brinda seguridad, les hace sentirse orgullosos y capaces de aplicar el nuevo conocimiento fuera de la escuela.

Cuando eres maestro, debes proveer lo mejor de ti porque estás formando a los ciudadanos del mañana, esos que estarán desempeñándose en las distintas áreas profesionales que contribuyen al desarrollo de la sociedad. Enfócate en ofrecer calidad en tus estrategias de enseñanza y alégrate cuando compruebes eso que dicen de que “el alumno supera al maestro”.


¡Tareas! Peleas o Diversión?

Recuerdo perfectamente hacer tareas en casa, mi mamá se sentaba junto a mi hermano y a mi. De ambos siempre fui yo quien necesito más ayuda, siempre me daba flojera, me parecía fastidioso. Hubo días de tareas amorosas y otros de peleas y discusiones. Recuerdo ver interminable las planas para aprender no sé qué, así serían de aburridas que no recuerdo lo que hacía. Me aprendí el orden del abecedario por repetición de una lámina, que ni dibujos tenía, y había que aprendérselo, ya estaba en primer grado.

tarea

Mi misión como madre

Ahora me tocó hacer tarea con mis hijos, y pretendí no repetir aquella historia. Ya habían pasado más de 30 años y algo había de evolucionar en este tema. Desde entonces he hecho el esfuerzo, porque no niego que en momentos me frustro,  y peleo si ellos se desaniman, se niegan  o se paran de la mesa, pero me repito mi misión, y entonces retomo hacer con ellos las tareas de una forma divertida y a la vez haciéndoles saber el compromiso y la responsabilidad, en vez de volver a repetir lo que viví como un momento de lucha y batalla entre nosotros.

Mi tarea como maestra

Como maestra entiendo la importancia de ese quehacer. Es un refuerzo, un espacio para recordar lo que se les enseñó durante el día y además una forma de crear hábito de trabajo en casa, porque cuando sean adultos estarán llenos de tareas ineludibles y si desde hoy les hago el momento satisfactorio y agradable,  de adultos no les resultará pesado, hostil, difícil e inalcanzable su desempeño laboral.

Lo importante es entonces aceptarlas, disfrutarlas y hasta convertirlas en retos creativos mientras estén también enmarcadas en un tiempo prudencial de treinta (30) minutos y  estrictamente relacionadas al contenido académico estudiado en clase, enfocado a su edad cronológica, pues valoro cuando las maestras  son creativas en las tareas y se convierten en una emoción para los niños hacerlas.

Así pues les invito a disfrutar del momento y hacerles ver a sus hijos que es una responsabilidad a cumplir de forma divertida y alegre. Así como a uds. padres, que si se hacen hábito tendremos futuros adultos responsables y felices en lo que se desempeñen.

 

Luisana Lopez

Lic. en Educación Preescolar

Mamá de 3


Celebremos el Día de los Muertos


La celebración del Día de los Muertos es una de las tradiciones más representativas de México y una de mis favoritas, ya que es la forma en cómo recordamos a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, además de ser una tradición llena de colores, aromas e historia.
La forma en cómo celebramos este día es creando un altar a nuestros muertos, cada ornamento que utilizamos tiene un significado.

Quiero compartirles el significado y algunas ideas de cómo celebrar el día de muertos:
El cempasúchil: se cree que por su olor y color atrae a los espíritus de los muertos.

Ver video

Las catrinas: representan la felicidad de la vida después de la muerte.

Las mariposas: se cree que la migración de las mariposas monarcas a México son los espíritus de los seres queridos.

Las calaveras: son adornos que se utilizan en los altares, están hechas de azúcar o chocolate.
Mira cómo esta maestra hizo las calaveras de azúcar con sus alumnos.

Pueden seguirla en instagram @risanchez y ver más acerca de esta actividad.

También en México se acostumbran las “calaveritas literarias”, éstos son versos escritos en forma de rima sobre una persona o situación y siempre relacionado con el tema de la muerte.

“Ya va a ser el Día de Muertos
Pongámosles un altar
Porque si no van a venir
Y los pies nos van a agarrar.”  Isabel Vázquez

“Estaba un genio en la plaza
Esperando comer una calabaza
Cuando de pronto vio llegar a la calaca
Y se lo lleva a la barranca.”

Papel picado: es otro ornamento que utilizamos para decorar y llenar de color el altar de muertos.

Ver video

El incienso: se cree que el aroma atrae los espíritus de los muertos.

Las velas: se dice que sirven para iluminar las ofrendas y guiar a los muertos.

Otros ornamentos: siempre se suele poner los dulces o platillos favoritos del muerto, también objetos, juguetes, instrumentos musicales, ropa, etcétera. La finalidad es hacer de este día algo especial para recordar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros.