organización

12.º grado es el último año antes de comenzar la universidad. Es un salto de obstáculos continuo, un año duro, tanto para ellos como para nosotros como padres, pero que entre todos podemos hacerlo más llevadero si lo afrontamos con ilusión y actitud positiva.

Principalmente, y debido a toda la cantidad de cosas que hay que  hacer durante este curso, lo más importante es la organización. Debemos tener claro qué debemos hacer, cómo y cuándo, porque eso marcará el rumbo de nuestros hijos de cara a este futuro que se les avecina de forma inmediata. Los aspectos fundamentales en los que debemos enfocarnos en este curso son los siguientes:

  • Preparación de los exámenes SAT y ACT.
  • Aplicar a las universidades.
  • Visitar las universidades.
  • Becas de estudio y ayudas complementarias.

Exámenes SAT y ACT

Los exámenes SAT y ACT son dos tipos de exámenes que la mayor parte de las universidades piden como requisito a la hora de aceptar a los alumnos que aplican. Ambos exámenes son muy similares, la única diferencia es el ámbito de conocimientos que evalúan. El SAT  está enfocado en la capacidad de pensamiento crítico, razonamiento matemático, y habilidades de escritura del estudiante, mientras que el ACT mide el conocimiento de información en cinco áreas, que son inglés, matemáticas, lectura crítica, ciencias y escritura.

 

 

Es muy importante prepararse estos exámenes con antelación y no dejarlo para el último momento. De esta forma nuestros hijos podrán ir seguros de que van a lograr el resultado esperado.

Para hacer estos exámenes hay que registrarse antes. Por lo tanto, es de suma importancia saber las fechas de solicitud y de realización de los mismos, ya que si no se aplica a tiempo el coste de cada examen se incrementa. Existe la posibilidad, para las personas que no pueden permitirse pagar este coste, de una ayuda económica para poder hacerlo.

Aplicar y visitar  las universidades deseadas

universidades

Una de las cosas fundamentales en todo este curso es tener claro las universidades a las que va a aplicar nuestro hijo, ya que esta decisión lleva asociada muchas otras después. Lo recomendable es hacerlo lo antes posible, para poder organizar después todo lo demás cuanto antes. Octubre es un buen mes para hacer esta solicitud, ya que después debemos recibir las esperadas contestaciones. Si realizamos estas solicitudes en el mes de octubre, alrededor del mes de diciembre empezarán a llegarnos las contestaciones. Recuerdo hace unos años, en nuestra época preuniversitaria, cuando íbamos varias veces al día al buzón a ver si teníamos respuestas. Ahora las cosas han cambiado, y estas contestaciones llegan por correo electrónico. En cuanto tengamos las contestaciones podemos empezar a organizar las visitas a las universidades, aspecto también muy importante en este proceso,muchas familias organizan estas visitas incluso antes de aplicar.

 

Para poder visitar los campus de las universidades debemos concertar citas previas antes, ya que estas visitas consisten en mostrar a los futuros alumnos tanto el curriculum de los grados que van a cursar, como el lugar donde van a vivir durante estos años, algo fundamental para que ellos puedan personalmente conocer todos estos aspectos tan importantes para su futuro inmediato.

Becas de estudio y ayudas complementarias

becas

 

Una de las mayores dificultades para todas las familias cuando nuestros hijos llegan a la universidad es afrontar el increíble gasto que esto conlleva, por ello ésta es otra de las cosas que debemos organizar en este último curso escolar previo a la universidad.

En cuanto sepamos la universidad donde nuestro hijo va a estudiar podemos aplicar a todas estas diferentes ayudas que se nos ofrecen. Las becas escolares de las diferentes universidades se basan fundamentalmente en el expediente académico del alumno, por ello las calificaciones deben ser lo mejores posibles para poder optar a ellas. Otra ayuda gubernamental, independiente de la universidad donde el alumno vaya a cursar, es la FAFSA. Este tipo de ayuda tiene en cuenta el coste de los estudios y la situación económica familiar.

 

A pesar de todas estas ayudas la mayor parte de las familias no llegan para poder asumir todos los gastos que un curso universitario significa, por ello deben recurrir a créditos bancarios, que contribuyen a ello.

  No dejar las cosas para el último momento es lo más importante de este curso escolar. Organización, desde el principio hasta el final, esa es la clave para el éxito en esta etapa.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *