La tecnología en los métodos de enseñanza

En el ámbito educativo continuamente se descubren nuevas innovaciones y mejoras para facilitar el aprendizaje. Los maestros viven en constante búsqueda de los métodos o estrategias de enseñanza que les permitan ayudar a los niños a expandir su conocimiento de la forma más productiva y sencilla posible.

Un método de enseñanza es un conjunto de estrategias y principios que los maestros ponen en marcha para lograr que los alumnos aprendan. Estos métodos incluyen tanto la forma de enseñar como la forma de evaluar a los alumnos. Normalmente los centros educativos adoptan uno u otro método de enseñanza, (dentro de lo que es el proyecto educativo del centro)  aunque cada maestro dentro del aula puede adoptar también una metodología adecuada a la materia a impartir. Pero, ¿cuál es el mejor método educativo para los niños?

Los métodos de enseñanza alternativos tienen como objetivo central la autonomía de los niños. Que ellos elijan el ritmo y la forma en que quieren aprender. Cada método puede ser adaptado a conveniencia por el maestro o las necesidades del alumno, más sin embargo todos los métodos en su estilo y ritmo persiguen resultados similares.

Estrategias como El Método Montessori, El Método Waldorf, El Método Harkness, entre otros… han regido durante décadas los parámetros de cómo debe ser la educación inicial para explotar el potencial de los niños, pero, ¿qué papel juega en estos métodos de enseñanza la tecnología? En este mundo actual donde los padres enseñan a los niños a usar una tablet antes de que siquiera aprendan a hablar, cómo podemos mezclar la tecnología con la educación de nuestros niños?

La tecnología ya es un elemento indispensable para los niños de hoy. ¿Cómo combatir contra algo que los padres ponen en sus hijos a tan temprana edad y permiten que los eduquen? Actualmente los niños aprenden a usar una tablet o smartphone antes de aprender a hacer cualquier otra cosa. Pero esto no es malo, siempre y cuando lo usemos sabiamente, ya que los dispositivos tecnológicos nos ayudan a abrir posibilidades al niño que muchas veces el padre por si mismo no les pueden brindar. Los niños de hoy pueden aprender idiomas, colores, nombres de figuras, animales, sonidos, normas de cortesía, e incluso matemáticas, mucho antes de siquiera entrar al preescolar, gracias al contenido que ven en los dispositivos inteligentes. ¿Qué significa? Que cada día se vuelve más indispensable el incluir el uso de estos aparatos en los métodos de enseñanza de los centros educativos.

Estudios han comprobado que la educación es más importante en la etapa inicial, debido a que una mala preparación durante el preescolar puede significar un historial de fracaso en la educación secundaria. Y sin lugar a dudas las matemáticas han sido el problema más grande de la historia para muchos niños en su infancia, entonces ¿por qué si ya les permitimos usar la tablet o el smartphone no cuidamos que le den un uso productivo? ¿Por desconocimiento? Tal vez, lo que sí debemos hacer es aprovechar las recursos que tenemos a la mano para explotar la educación de nuestros niños de la forma más sana y divertida posible.  Dentro de las aplicaciones que pueden ser utilizadas para aprender matemáticas destacamos Blobland. Es un juego que puede ser usado por niños a partir de los 4 años de edad, incluso antes dependiendo de la agilidad del niño, en el cual aprenden matemáticas de una manera más fácil. El juego les enseña a contar asociando números con elementos tangibles y manipulables por ellos dentro de la aplicación. En Blobland podemos identificar el métodos ABN que es un método actualmente muy famoso en España, pero que otros pueden conocer como matemáticas de Singapur. Es un juego diseñado para captar la atención de los niños con sus colores y sonidos para que a medida que van avanzando, empiecen a recordar formas fáciles de sumar números solo recordando unidades o decenas.  

Si quieres tener más información entra a: https://www.geniusplaza.com/en/blobland y conoce más.