La lectura, un camino hacia el saber

 

Related image

‘La lectura es la puerta del conocimiento’ es una frase que se ha repetido muchas veces. Los tiempos pasan y los formatos de los libros cambian, pero la lectura no deja de ser esa fuente de conocimiento que nos proporciona una visión amplia del tema que elegimos leer.

Inculcar el hábito de la lectura en nuestros hijos desde la infancia es, sin duda, un paso muy importante en su desarrollo intelectual. Los niños que leen desde muy temprana edad tiene mayor capacidad de aprendizaje e imaginación.

Por medio de la lectura tenemos la oportunidad de viajar a lugares y tiempos inimaginables. Leer provoca que la imaginación se expanda y crea paisajes, momentos, rostros, época y emociones a través de la descripcion y narracion, es como viajar a través de las páginas a lugares recónditos.

John S. Hutton y Tzipi Horowitz-Kraus investigadores del centro médico del Hospital de niños de Cincinnati, Estados Unidos, encabezaron una investigación acerca de los efectos de la lectura a temprana edad. Dicho investigación, titulada “Ambiente de lectura en el hogar y activación cerebral en niños en edad preescolar que escuchan historias” (2015), encontró evidencias muy precisas sobre el tema. Los niños entre tres y cinco años a quienes sus padres les leen desde pequeños, mantienen una actividada cerebral diferente, cuando escuchan un cuento, en comparación con aquellos niños a quienes no les leen. (Pág 474)

Cuando el niño ya puede leer por sí solo, alrededor de los seis años, se recomienda lecturas cortas y rápidas que ayuden a desarrollar su capacidad de comprensión.

Leer por lo menos una página a diario podría estimular el apetito por la lectura que todos llevamos dentro. Y aunque más temprano es mejor, nunca es tarde para comenzar a sumergirnos en ese valioso mundo de la lectura.