Consejos Para Convertirnos en Buenos Narradores o Cuenta Cuentos

Desde los tiempos primitivos, el narrador de cuentos tenía tanta relevancia en la tribu como el jefe de la misma. El jefe tomaba decisiones sobre las cuestiones referentes a la tribu y el narrador entretenía a los hombres cada noche. Luego, los narradores de cuentos tenían hasta salvoconductos para cruzar Europa sin regulaciones porque su profesión lo requería. Eran hombres importantes y aclamados, lo mismo por la sociedad común que por la realeza.

Las leyendas e historias se han conservado gracias a los narradores de cuentos, así como cantos, poemas y otros formatos de narrativa y canción.

Toda esta explicación la ofrezco porque los maestros de hoy día  (al igual que muchos artistas) somos los narradores orales del siglo XXl. Creo que debemos dar gracias por la ventaja  que nos da nuestra profesión de contar historias a 5, 10 o 100 estudiantes. La narrativa va acompañada de muchas cosas. Te ofrezco algunas ideas para que te conviertas en un buen contador de historias o narrador de cuentos, como  prefieras llamarlo.

  • Conoce primero la historia que vas a contar. Debes familiarizarte con ella antes de hacerla para que conozcas qué vocabulario usar, y qué responder cuando te hagan preguntas los estudiantes.

  • Selecciona tus obras de acuerdo a la edad de la audiencia que tendrás.

  • Escoge una historia o cuento que te sea grato y fácil de contar. El narrador puede ser versátil pero es igual que un cantante de jazz que no canta ópera y viceversa.  

  • Los gestos  irán de acuerdo a tu idiosincrasia y naturalidad. Hay  personas que sin gesticular, solo con su voz y tono, saben atrapar al espectador.

  • La voz. Resulta entretenido modular, imitar sonidos, buscar diferentes tonos de voz que hagan más divertida y dinámica la narración.

  • Es importante no interrumpir nunca el relato para llamar la atención de disciplina de un estudiante. Si algún chico está conversando o entretenido en otra opción, puede que el tema de tu narración no sea de su interés. El llamarle la atención a un solo estudiante, puede sacarle del ambiente creado para el resto de los chicos.

  • La mirada. Muchos narradores no sacan la mirada del libro que leen. El contacto visual con la audiencia hace el momento de narrativa más interesante y crea mucha expectativa en el público.

La narración oral es una vía formidable para lograr que los chicos se interesen en la literatura.

Te recomiendo que busques pequeñas historias al principio y luego vayas agrandando el repertorio. Repasa la obra, memoriza lo que entiendas que te puede servir y avísanos cuando cuentes tu primer cuento. ¡Mucho éxito!